Collarín ortopédico y Almohada cervical

¡¡Las mejores ofertas en almohadas ortopédicas!!

Una almohada ortopédica está diseñada para corregir la posición del cuerpo en la cama mientras dormimos. O bien en cualquier otra superficie donde nos acostemos. Su diseño ergonómico garantiza la postura correcta al estar estirados y proporciona un apoyo ideal para que nuestro descanso sea seguro y saludable. Tradicionalmente se hacían almohadas de espuma solamente, pero ahora existen otros materiales, como las almohadas con memoria. Éstas adquieren la forma de nuestra cabeza, lo que nos ofrece una comodidad incomparable. Luego recupera su forma original, por lo que nunca se deforma y su durabilidad es muy alta. Las almohadas ortopédicas se consideran almohadas terapéuticas. Dado que ayudan a aliviar diversas afecciones, como la apnea del sueño, ronquidos, insomnio, dificultad para respirar, problemas de circulación sanguínea, reflujo gastroesofágico, dolor en la parte inferior de la espalda, dolor de ciática, dolor en el cuello, latigazo cervical, y otras tantas.

Tipos de almohadas ortopédicas

Hay almohadas ortopédicas para casi todas las partes del cuerpo humano. Para múltiples posiciones y diferentes dolencias físicas y trastornos del sueño.

  • Almohada cervical: Esta es una almohada con un diseño curvo que se adapta al contorno de la cabeza, el cuello y los hombros para los que duermen boca arriba o de lado. Sirven para aliviar el dolor de cuello, de hombros, e incluso los dolores de cabeza. También ayudan a respirar mejor para reducir los síntomas de los ronquidos y la apnea del sueño.
  • Almohada para el cuello o almohada de viaje: Se presenta en forma de herradura para adaptarse alrededor del cuello. Es utilizada principalmente por los viajes porque mantiene el cuello recto mientras la persona duerme sentada. Ideal para viajes largos en avión, coche, tren y otros vehículos.
  • Almohada de cuña: Es una almohada en forma de triángulo que trae una pendiente para colocar el cuerpo en una posición diagonal o vertical. Es multipropósito. Se usan principalmente para dormir semi sentado. Alivia los síntomas del reflujo gástrico y evita ahogos en caso de tos o bronquitis.
  • Almohada lumbar: Es una almohada en forma de media luna que se usa en la parte baja de la espalda para aliviar el dolor lumbar. Nos ayuda a mantener una posición correcta estando sentados. También se utiliza debajo de las rodillas para dar una cierta elevación a las piernas o como soporte para el masaje y relajación del cuello.
  • Almohada de rodilla: Esta se utiliza para las piernas. Se presenta en forma de reloj de arena que, colocada entre las piernas, permite que la parte inferior del cuerpo mantenga una posición de lado para dormir. Las mujeres embarazadas son quienes más la utilizan debido a la comodidad que brinda, ya que ubica la panza entre medio. Algunas almohadas de cuña se venden separadas en dos partes y se pueden usar debajo de las piernas para aumentar y mejorar la circulación sanguínea.
  • Almohada para el cuerpo: Se trata de una almohada larga y curva para un apoyo total del cuerpo. Abarca desde la cabeza, el cuello, los hombros, la espalda, las piernas y las rodillas. Es un apoyo ideal para las personas que duermen de lado.
  • Almohada de trigo sarraceno: El relleno de esta almohada hace que sea moldeable, liviana y sobre todo, muy natural. Por lo que se puede ajustar a la forma de la cabeza, el cuello y los hombros fácilmente. El trigo sarraceno, alforfón, trigo turco, morisco o moro es originario de Asia y desde su introducción en Europa en el siglo XIII, se ha utilizado para la alimentación, pero en la actualidad la cáscara oscura del grano se utiliza para la fabricación de almohadas, colchones y cojines ya que sus fines terapéuticos están probados. Este tipo de almohada se usa especialmente para las personas que quieren dejar de roncar de manera natural. Y suele venir en diferentes dimensiones dado que también sirve para la cuna del bebé.