Electroestimulador

La electroestimulación es una técnica muy utilizada en el ámbito del fitness, la estética y la rehabilitación en pacientes discapacitados o recién operados. Se trata de un aparato que, mediante impulsos eléctricos, provoca contracciones musculares y, en consecuencia, un efecto similar al que se obtendría ejercitando los músculos.

Usos del electro estimulador

La electroestimulación tiene muchos usos, y puede adaptarse a distintos problemas de salud. Por mencionar algunos, en obstetricia se utiliza para el entrenamiento del suelo pélvico después de un parto, dado que es una zona difícil de entrenar para que los músculos vuelvan a su sitio. También se usa mucho para aliviar dolores en diferentes partes del cuerpo. En estética se usa como tratamiento adelgazante, aunque siempre se debe acompañar de ejercicio físico. Se le conoce como “ejercicio pasivo” y permite aumentar el tono muscular y mejorar la flacidez de los músculos aumentando su volumen, fuerza y resistencia. Si además seguimos una dieta específica, los efectos serán mucho más apreciables. Esta misma gimnasia es aplicable a la rehabilitación y la fisioterapia, que ahora podemos realizarla en un centro especializado como también en nuestra casa. Aunque siempre hay que contar con la opinión y la guia de un profesional.

Por otra lado, hay que tener en cuenta que la utilización del electro estimulador tiene sus contraindicaciones. Por ejemplo en personas con marcapasos, que sufren de epilepsia o su aplicación sobre la zona abdominal en mujeres embarazadas. Es importante tener en cuenta que se pueden dañar músculos o fibras si no se usa correctamente.

Electroestimulación en casa

Los continuos avances en los últimos años han logrado que el electro estimulador pueda utilizarse como un dispositivo de casero. Cualquier persona puede conseguir uno de estos aparatos online y hacer el tratamiento cómodamente desde la cama o el sofá de su propia casa.

Pero para que el tratamiento logre el efecto deseado, ya sea para rehabilitación, para paliar con un dolor o para ser aplicado en la estética de nuestro cuerpo, debemos conocer algunas cuestiones básicas.

Como cuánto tiempo debe usarse, si hay algún efecto secundario por usarlo demasiado tiempo, cómo conseguir los mejores resultados según nuestro objetivo, el funcionamiento de los electrodos (que son los parches que se adhieren a la piel y por donde pasan los impulsos eléctricos) o cual es la intensidad que necesita cada uno.

Si es necesario o tenemos muchas dudas, lo mejor es consultarlo con un médico o un fisioterapeuta. Pero a modo de orientación, intentaremos explicarte lo más importante.

Cómo usar el electroestimulador?

Dependiendo del objetivo determinaremos la duración del tratamiento y su planificación. Nosotros nos centraremos en las dos principales aplicaciones:

Electroestimuladores para calmar el dolor

Los TENS (estimulación eléctrica nerviosa transcutánea) ayudan a calmar el dolor a través de estas pequeñas corrientes eléctricas. La intensidad es seleccionada dependiendo del tipo del dolor, si es agudo o crónico.

El dolor agudo suele ser tratando con el modo Clásico. En una frecuencia que varía entre los 80-100HZ. Esta intensidad de corriente es relativamente baja pero suficiente. El paciente percibirá un simple hormigueo. Cada sesión puede durar entre 30 y 50 minutos. Se puede hacer una sesión al día o varias. El alivio del dolor suele sentirse enseguida, unos 20 minutos después, y puede durar varias horas.

Para el dolor crónico (más fuerte) el modo recomendado es el de Ráfagas con frecuencias bajas (0.5-5 Hz). En este caso, la intensidad debe ser ajustada justo por debajo del umbral del dolor. Es decir, la corriente eléctrica debe ser percibida claramente pero sin causar molestias. La duración se puede establecer entre los 20 y 45 minutos. Aunque el alivio del dolor no será instantáneo, ya que lograremos un efecto pero a más largo plazo.

¡¡Moldea tu cuerpo!! Entrenamiento muscular con electroestimulación

Actualmente este entrenamiento se ha vuelto muy popular, tanto en los gimnasios como para el uso en casa. Con el fin de que nos proporcionen los mejores resultados, debemos tener en cuenta dos aspectos importantes. Para mejorar la resistencia, la sesión no debe durar más de 20 minutos, en músculos desentrenados, y si solo queremos reforzar músculos ya entrenados, 5 minutos serán más que suficientes. Debemos recordar que este aparato está pensado para el entrenamiento de un músculo o un pequeño grupo muscular. Se recomienda no realizarlo en la misma zona durante dos días consecutivos. Para lograr un correcto entrenamiento, el músculo deberá descansar por lo menos un día entre sesiones.

Consejos para una electroestimulación eficaz

A la hora de elegir un electro estimulador, debemos tener claro para qué lo usaremos y es de suma importancia que nos permita ajustar la intensidad de la corriente. Dado que se puede comenzar con una intensidad más baja, para luego ir subiéndola poco a poco. Además, debemos buscar electrodos con una certificación médica. Ya que de lo contrario, podrían causarnos irritación en la piel. Estos electrodos deben adherirse bien a la piel, ya que de no ser así, supondrá tener que reemplazarlos mucho más seguido.