Incontinencia en personas mayores y discapacitados

Pañales para adultos

En los adultos mayores y en las personas con discapacidad, la incontinencia es una de las afectaciones más comunes. Existen algunas pautas a seguir que pueden ayudarnos a atender correctamente a la persona afectada, y también a evitarnos más trabajo de lo normal.

Cuidados de la piel en personas con incontinencia

Por eso siempre es conveniente, en primer lugar, disponer de sabanas impermeables que protejan el colchón, ya que es muy difícil de limpiar una vez manchado. También es aconsejable utilizar siempre empapadores, tanto para reforzar esa protección como para cuidar que la piel de la persona permanezca seca en todo momento. En este aspecto, es importante elegir una buena calidad de pañales y cambiarlos las veces que haga falta para que no aparezcan ulceras o llagas en la piel. Existen unas cremas en el mercado, la mayoría con base de óxido de zinc, que actúan como una barrera impidiendo que la humedad llegue a la piel.

Consejos para el cuidado de pacientes incontinentes

Con las personas que no están encamadas y pueden andar por sí mismas, debemos intentar que el camino al baño sea corto y de fácil acceso. De esta forma, cuando tengan ganas de ir al baño, será rápido y menos incómodo. Además, debemos procurar que el recorrido esté bien iluminado y libre obstáculos para evitar tropezones o caídas, y siempre tener artículos de seguridad para evitar el peligro.

Con respecto a la parte emocional, este es un tema delicado que debe ser tratado con mucho respeto y ofrecer todo el afecto necesario a la persona, para que se sienta lo mejor posible. En casos de una dependencia severa es casi inevitable el uso de los mismos, ya que es la forma más sencilla y cómoda para el paciente.

Tipo de pañales para adultos

Existen distintos tipos de pañales que se pueden adaptar a cada paciente, por lo que deberemos elegir el idóneo para cada uno de ellos. Los que podemos encontrar son:

  • Empapadores: se colocan debajo de la persona cuando está en la cama o silla de ruedas, y sirven como un protector de cama.
  • Pañal estrecho que se ajusta con tiras adhesivas, muy parecidos al de los bebés.
  • Pañales enteros: son como braguitas o calzoncillos y se ponen de la misma forma.

Dentro de estos diversos pañales debemos tener en cuenta su capacidad de absorción, es decir el tiempo que tardan en absorber y en retener el líquido, con el único fin, como dijimos anteriormente, de mantener la superficie de la piel lo más seca posible.