Rehabilitación

¿Qué es la rehabilitación?

La rehabilitación es el proceso para recuperar la fuerza física y las funcionalidades después de alguna intervención o lesión en cualquier parte de nuestro cuerpo.

La rehabilitación se puede usar para tratar un simple esguince de tobillo o para ayudar a un paciente con un derrame cerebral a caminar, hablar y comer nuevamente.

Todos los terapeutas físicos y ocupacionales tienen el objetivo de ayudar a los pacientes a reducir su dependencia de los demás y lograr el más alto nivel de autonomía, dentro de las posibilidades de cada uno.

El proceso de rehabilitación física

La rehabilitación es una experiencia diferente para todos, pero la atención generalmente progresa de la siguiente manera: visita con el médico de cabecera, derivación al especialista adecuado (traumatólogo, neurólogo, etc.), valoración del diagnóstico del paciente y orden para la rehabilitación, calculando el tiempo aproximado de tratamiento.

Rehabilitación para pacientes hospitalizados

Esta terapia es, normalmente, más intensiva y el fin es la recuperación de las actividades cotidianas y la movilidad de los músculos y huesos afectados. Estos pacientes suelen recibir al menos tres horas de rehabilitación, contando la terapia física, la terapia ocupacional, logopedas para el habla o cualquier otro especialista necesario. Un equipo multidisciplinario de médicos, terapeutas y enfermeras desarrolla y supervisa el plan de tratamiento para alcanzar los objetivos individuales de cada persona.

Rehabilitación para pacientes ambulatorios

Con este tratamiento se intenta mantener y mejorar la funcionalidad de los pacientes que son dados de alta. De esta manera, continúan con su rehabilitación acudiendo al centro los días y horarios que se les indique.

La terapia física u ocupacional ambulatoria suele darse en pacientes con afecciones menos graves. En estos casos también se puede incluir la asistencia a un gimnasio, ejercicios en casa y a veces unirse a un grupo de apoyo, para mantener al paciente incentivado a continuar con la rehabilitación.

La fisioterapia

Resumiendo, la fisioterapia es la especialidad de atención médica que incluye la evaluación y el tratamiento para personas con limitaciones en la movilidad. Para esto, los fisioterapeutas utilizan una variedad de modalidades y técnicas diferentes, valiéndose de sus manos y de muchos otros accesorios que ayudan en la rehabilitación de la persona. El tratamiento es muy personalizado según el problema de cada uno. Se ha demostrado que esta terapia es imprescindible y, a su vez, muy efectiva. Aunque en muchos casos puede durar mucho tiempo, hay que tener paciencia, ya que los resultados siempre son positivos.

Terapia ocupacional en la rehabilitación

La terapia ocupacional (TO) se centra en ayudar a las personas con discapacidades físicas, sensoriales o cognitivas a ser lo más independientes posible en todas las áreas de sus vidas. Esta terapia puede enfocarse tanto en adultos como en niños. En este caso, suele estar indicada para niños con diversas necesidades especiales. Les ayuda a mejorar sus habilidades cognitivas, físicas, sensoriales o motoras. Los terapeutas ocupacionales pueden evaluar las habilidades del niño para jugar, su desempeño escolar y las actividades diarias que realiza, para encontrar así, en qué área necesita más ayuda. En la TO se tratan también los factores psicológicos, sociales y ambientales que pueden afectar el funcionamiento de cada persona.

Afecciones en las que un niño podría necesitar terapia ocupacional:

  • Lesiones o malformaciones de nacimiento
  • Trastornos del procesamiento sensorial
  • Lesiones del cerebro o médula espinal
  • Problemas de aprendizaje
  • Autismo y trastornos del desarrollo
  • Artritis reumatoide juvenil
  • Salud mental o problemas de comportamiento
  • Lesiones ortopédicas (huesos)
  • Retrasos del desarrollo
  • Condiciones postquirúrgicas
  • Quemaduras
  • Espina bífida (Mielomeningocele)
  • Amputaciones traumáticas
  • Cáncer
  • Lesiones severas en las manos
  • Esclerosis múltiple
  • Parálisis cerebral y otras enfermedades crónicas

Como puede ayudar el terapeuta ocupacional al niño

  • Trabajando sus habilidades motoras finas y desarrollar así una buena coordinación mano-ojo para la correcta escritura.
  • Ayudar a los niños con retrasos graves en el desarrollo de aprender tareas básicas (como bañarse, vestirse, lavarse los dientes y alimentarse).
  • Ayudar a los niños con trastornos de conducta a mantener comportamientos positivos en todos los entornos.
  • Enseñar a los niños con discapacidades físicas las habilidades de coordinación necesarias para el ocio, como usar un ordenador, por ejemplo.
  • Evaluar la necesidad de un equipo especializado, como pueden ser: sillas de ruedas, férulas, equipos de baño, aparatos de vestirse o dispositivos de comunicación.
  • Trabajar con niños que tienen problemas sensoriales y de atención para mejorar el enfoque y las habilidades sociales.